Apertura natural

Boca extremo..

Relatos eroticos con prostitutas prostitutas pajilleras

relatos eroticos con prostitutas prostitutas pajilleras

Fue difícil, ya que la otra polla la llenaba por completo, y tuvo que hacer varios intentos presionando con fuerza, lo que la hacía soltar pequeños gemidos de dolor. Notó unos dedos sobre su muslo e inmediatamente una mano que se zambulló en su sexo, acariciándolo, sobándolo con cierta brutalidad, pero arrancándole fuertes gemidos. Limpiándome la sangre que caía de mi nariz me aproxime a él y me arrodille, evitando mancharle los perfectamente planchados pantalones, le saque la polla se la cogí con mi mano y comencé a chupar. Voy a follarte hasta la saciedad y darte lo que necesitas. Entre lo dilatado que tenía ya el culo y el chorro de leche que había derramado el anterior la polla entró con pasmosa facilidad. Debí perder el conocimiento, cuando lo recupere, me encontraba con el vientre sobre lo que parecía ser un aparato de gimnasia, uno de esos que se llama plinton o algo parecido, las piernas seguían separadas y notaba mis agujeros perforados, por algo que me estaba. Unas risas acompañaron esta ultima pregunta. La semana había estado bastante floja estaba a jueves y la renta del apartamento estaba a punto de caer como todos los meses, ni que decir tiene que a mi apartamento jamas he llevado a ninguno de mis clientes normalmente les atiendo en sus habitaciones. Pero una de las veces que intentó sacarlas para respirar un poco sintió como cuatro manos a la vez sostenían su cabeza impidiéndolo, y forzándola a tragar más. El coche, un precioso Porche 911 Targa de color gris metalizado, parecía volar bajo por la Castellana y después por la carretera de Burgos hasta llegar a la Moraleja, en el camino poso su mano en mi pierna como por descuido y comenzó lo que. Solo entonces se dio cuenta de que la voz que le había ordenado arremangarse el vestido había sido la voz de otra persona, no la de Ramón. Introdujo en mis agujeros algo, grueso y largo, que me produjo nuevamente sensaciones contrapuestas, por ultimo me puso un cinturón o algo parecido que pasaba entre mis piernas y ligaba mi cintura, supongo que para evitar que se cayera lo que me había metido,. No!, por favor, no me la pongas, prometo seguirte Cállate!, mas te vale cooperar o si no, será peor. Todo había comenzado hacía unos seis meses cuando había descubierto la página de "m". Una voz que venia de mi espalda repetía estas palabras, mientras un cinturón, un látigo o algo parecido caía una y otra vez sobre mi culo y mis muslos, todos mis músculos me dolían como si mi cuerpo se fuera a desmembrar de un momento. Date la vuelta ordeno Si dudarlo por un instante me gire hasta quedar de cara a la pared, la cadena y la correa colgaban de mi pecho produciéndome una mezcla de dolor y sensaciones confusas. Serio, tú siempre tan didáctico. Cuánto me cobras por una mamada? Sus manos apretaban su cintura con firmeza y la presión de los dedos sobre sus caderas la ponía cachonda. Se incorporó, su chocho ardiendo y su culo todavía dolorido, ambos agujeros todavía chorreando semen. relatos eroticos con prostitutas prostitutas pajilleras

Página: Relatos eroticos con prostitutas prostitutas pajilleras

Efectivamente con el tema de las prostitutas. A partir de hoy voy a incluir algunos relatos. Por habernos ayudado desde el principio a hacer de Pajilleros. 11 Nov Relatos eroticos de prostitutas con viejos verdes HD porno de calidad gordita cojiendo EN LA calle MDP argentina Grabe a Escorts y putas cala millor: Anuncios. Relatos eroticos con prostitutas.

0 Respuestas a “Relatos eroticos con prostitutas prostitutas pajilleras”

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *